Tratamiento de Conducto

SERVICIOS TRATAMIENTO DE CONDUCTO

El tratamiento de conducto (también llamado terapia de conducto o terapia de endodoncia) es necesario, cuando por negligencia, se permite que la caries llegue hasta la pulpa. (Las limpiezas dentales y controles periódicos previenen y detectan los problemas a tiempo). A veces las restauraciones profundas o el traumatismo en un diente pueden dañar el nervio al punto que también necesite tratamiento de conducto. Una vez que esto ocurre se infecta la pulpa, y la infección puede incluso extenderse a través de la punta de la raíz y comenzar a socavar el hueso circundante (esto es un absceso). Una vez que se infecta la pulpa, se debe tratar ya que no puede curarse por cuenta propia. Incluso puede debilitar el sistema inmunitario en general. Esto es peligroso, por no decir muy doloroso. Los síntomas de pulpa infectada incluyen sensibilidad al frío/calor o a los dulces, dolor, hinchazón, dolor al morder, o a la presión, y un sabor feo en la boca. Tratamiento de Conducto

A veces, sin embargo, no hay síntomas aparentes y la persona no tiene conocimiento del problema hasta que se hace un chequeo. Entonces se hace un tratamiento de conducto para vaciar la pulpa del diente infectado y desinfectar los conductos del diente. El único otro tratamiento posible sería extraer el diente. Una vez tratada la infección, el conducto(los conductos) se rellena(n) para evitar más infecciones. Para restaurar un diente que padeció tratamiento de conducto, se suele recomendar reconstruir la corona natural y poner la corona artificial.