RELLENOS (EMPASTES, OBTURACIONES, AMALGAMAS)


Se trata de un modo de restaurar un diente dañado por caries y devolverle su función y forma normales. Si usted tiene un diente que requiere relleno, primero el dentista quitará el material cariado, limpiará la zona afectada y luego rellenará la cavidad hueca con un material de relleno. Al cerrar cualquier grieta o espacio por donde puedan entrar bacterias, se ayuda a evitar más caries. Rellenos


Hay una diversidad de materiales de relleno disponibles, como oro, plata, plástico y porcelana. El dentista hablará con usted para determinar qué material es mejor para su caso, dependiendo de la magnitud del arreglo, dónde se necesita el relleno y el costo. A continuación se explica cada una de los rellenos:



    • Relleno de oro: se hace por encargo en un laboratorio y luego se cementa en su lugar. Si bien suele ser la opción más costosa, muchos consideran que es el mejor material de relleno. Incrustación (empaste) de oro: es bien tolerada por los tejidos de las encías y puede durar más de 20 años.



    • Relleno de amalgama (plata): es una opción más barata y tolera el desgaste. Pero, debido a su color oscuro es más notoria que las restauraciones de porcelana o plástico y no se recomienda para zonas muy visibles, como los dientes de adelante.



    • Relleno de resina compuesta (plástico): se hace a medida para el color exacto de sus dientes naturales, creando un aspecto más natural. Si bien puede ser menos notorio que otros materiales, generalmente sólo dura entre 3 y 10 años. Quizás no sea lo ideal para rellenos grandes porque con el tiempo se puede romper o gastar. También se puede manchar con café, té o tabaco.



    • Relleno de porcelana: se trata de incrustaciones entre o sobre los dientes. Se hace por encargo en un laboratorio y luego se cementa al diente. La porcelana se hace corresponder con el color del diente, resiste las manchas y cuesta casi lo mismo que el relleno de oro. Una restauración de porcelana suele cubrir la mayor parte del diente, haciendo que el relleno sea casi indetectable.